14 C
Munich
viernes, septiembre 18, 2020
Mas

    Latest Posts

    Con Bale se marcha una era en el Madrid

    Real Madrid Su llegada en 2013 cerró el círculo de un tridente de 442 goles y cuatro Champions Bale fue el punto de partida...

    La cantera llena la hucha

    La cantera del Madrid sigue dando al club unos beneficios que han permitido salvar el verano financiero del club. Con las ventas de Reguilón...

    El fútbol español sigue al mando en Europa

    Por Un mes y un día después de la final de la Champions que puso el punto y final a la temporada 2019-20 se...

    Pochettino: «No me ofrecieron entrenar al Barça»

    Fútbol Internacional El entrenador argentino asegura no sentir agobio por no entrenar Mauricio Pochettino fue protagonista de El Partidazo de la Cope y Radio MARCA...

    El árbitro que un día se olvidó del Reglamento: «Rabadán, pero ¿qué hiciste?»

    Montaje con imágenes de Carlos Rabadán y fotografías del...
    Montaje con imágenes de Carlos Rabadán y fotografías del Carabanchel-Mallorca.

    30 de enero de 1975. Después de un partido de la Copa del Generalísimo.

    Una voz nerviosa…

    «Rabadán, pero ¿qué hiciste?»

    Al presidente del Comité de Árbitros se le salían los ojos de las órbitas. Tan increíble era lo que acababa de ocurrir… que tuvo que volver a preguntar.

    «Rabadán, pero ¿qué te pasó?»

    «Así es la vida, señor presidente, me obcequé y lo estropeé», respondió con templanza y serenidad el susodicho, de nombre Carlos y de apellido Rabadán.

    Y lo que pasó fue que Rabadán se equivocó… «Como todo el mundo», dice él.

    14 de mayo de 2020, una tarde de primavera.

    Una voz risueña al otro lado de un teléfono.

    «Dígame, dígame, ¿qué quiere? Cuénteme, que yo le hablo de lo que usted desee. Pregúnteme», responde con acento gallego el octogenario Rabadán. ¡Qué amable fuiste!

    «Ah, ¿Carabanchel-Mallorca? Sí, sí, fui yo», reconoce. Y entona el ‘mea culpa’ desde el principio.

    45 años después de aquella conversación con su jefe, el facto sigue fijo en su memoria. Claro como el agua. «¡Cómo no me voy a acordar!», exclama el ya tantas veces mentado Rabadán, y las que quedan por nombrarlo. Es protagonista absoluto de esta historia, que empezó siendo un grave error y terminó convertida en anécdota futbolera con el paso de los lustros. El tiempo todo lo cura. «Aquello fue una pena», asegura mientras explica la ‘magnitud’ de la tragedia: «Yo iba a ascender a Primera división a la siguiente temporada, pero después de aquello…». Descendió a Tercera. Así, de golpe.

    «Rabadán, pero ¿qué hiciste?»

    … Y aquello que hizo sucedió en una eliminatoria de Copa del Generalísimo, un 30 de enero de 1975, en un Carabanchel-Mallorca que empezó a las 15.45 horas en el campo de La Mina y acabó a media tarde con un marcador de 3-1 a favor de los madrileños, un resultado que, después del 2-0 de la ida en el Lluís Sitjar -aún no se estilaba lo del valor doble de los goles en campo contrario-, mandó el partido a la prórroga y a una fatídica, interminable e inolvidable… ¡tanda de 30 penaltis! La más larga de la historia del fútbol en España, que a la postre fue ilegal y no sirvió para clasificar al Carabanchel, el equipo que, según el acta, ganó.

    «La explosión de júbilo […] fue sólo para verla y no para contarla. Lástima que los dieciséis últimos lanzamientos no sirvieran para nada con el artículo 221 del Reglamento de la RFEF en la mano», se leía en el MARCA del día siguiente.

    «Errores tenemos todos. Lo que pasa es que fue una pena lo mío», se lamenta ahora, casi medio siglo después, Rabadán, que, por supuesto, fue el colegiado de aquel encuentro.

    Ocurrió que no aplicó correctamente las Reglas del Juego, esas que decían en el artículo 221, así como en la circular número 14 que se remitió al iniciarse aquella temporada a todos los árbitros, que «si continuaba el empate, una vez lanzada la primera tanda de cinco penaltis (como sucedió en La Mina), se procederá a seguir lanzando dichos castigos máximos hasta que uno de los equipos cometa un fallo en su tiro correspondiente, siendo el adversario el ganador de la eliminatoria». Así lo aseguraba Andrés Reguera, presidente del Comité de Competición, en el MARCA del 1 de febrero de 1975.

    En el lanzamiento número 14, ya en la muerte súbita tras la primera serie de cinco penaltis cada uno que acabó con empate a cuatro, el Carabanchel falló después de que el Mallorca hubiera marcado, de modo que el triunfo debía ser para los baleares. Pero Rabadán, con una interpretación errónea del Reglamento, ordenó que siguieran lanzando porque creía que el vencedor debía ser el que se proclamara ganador de una tanda de cinco completa. Y como en la segunda también empataron, hubo que ejecutar una tercera: ¡30 lanzamientos!

    «Recuerdo que tiramos una cantidad de penaltis… Nosotros ya nos empezamos a quejar en el campo, pero por entonces se protestaba mucho menos que ahora, así que acatamos lo que dijo el colegiado y seguimos lanzando», afirma Macario, que ahora tiene 75 años, pero por entonces era extremo derecho de aquel Mallorca. «El árbitro mandaba repetir otra tanda y otra tanda… Y había una tensión tremenda en el campo», dice Pozo, que jugaba en el Carabanchel.

    El revuelo que se formó al final fue enorme. ¡Imagínense! «Después del encuentro, me llamó el presidente de los colegiados y me dijo: ‘Parece mentira, Rabadán ¡Con el gran arbitraje que ha hecho en el partido!’. Y yo le dije: ‘Está hecho y ya no hay nada más que hacer’. Y así pasó. Yo nunca engaño a nadie», dice el colegiado ya retirado.

    Y parece ser, como le dijo el directivo, que Rabadán dirigió todo el encuentro con mucho acierto… «¡Si no hubo mucho en el partido!», recuerda. «Buena la labor del colegiado de turno, que además estuvo bien auxiliado en las bandas […] Su único error se debe al desconocimiento del Reglamento, en lo que a las tandas de penalti se refiere y que ha hecho que todo Carabanchel celebre una clasificación imaginaria», se lee en la ficha del encuentro publicada en MARCA al día siguiente.

    Un error que provocó un pase ficticio del conjunto madrileño a la siguiente ronda de la Copa del Generalísimo. «Nosotros nos fuimos al vestuario convencidos de que nos habíamos clasificado», recuerda Carlos Álvarez. Pero no era verdad. El Carabanchel se quedó a las puertas de la gloria, porque el Mallorca, en aquella época en Segunda, recurrió la tanda de penaltis y el Comité de Competición le declaró ganador de la eliminatoria. Fue un jarro de agua fría para un conjunto modesto que jugaba en Tercera por entonces. «Ya esa misma noche en el programa de José María García escuché que el Mallorca había impugnado el resultado porque no se ajustaba a la normativa. Y le dieron la razón», explica Carlos Álvarez, que jugó aquel encuentro con el Carabanchel.

    A su compañero Baeza, además de la eliminación, lo que no se le olvida es un lanzamiento desde los 11 metros. Fue en la primera tanda de cinco. «Tengo clavado que fallé un penalti, lo envié al larguero. Éramos unos chavales. Yo estaba en la mili. Y para nosotros el Mallorca era un equipazo que venía a La Mina», rememora.

    El madrileño barrio de Carabanchel hervía aquel 30 de enero 1975. Soñaba con la gesta de un equipo modesto. «El campo en esa época era de tierra. Y la afición era la leche cómo animaba. Empujaba mucho. Estaba muy cerca del terreno de juego. Apretaban a los contrarios, a los árbitros…», dice Carlos Álvarez.

    Hasta los comercios ‘ayudaron’ lo que pudieron a los jugadores. Primas al estilo de la época. «Recuerdo que si pasábamos la eliminatoria, una relojería nos iba a regalar a cada jugador un reloj y algún detalle más. Cosas modestas», asegura Pozo. «Un sastre de Carabanchel nos dijo también que nos hacía un traje a cada uno. Teníamos obsequios por todos los lados, pero luego se quedó sólo en eso, en una promesa», afirma Carlos Álvarez, entre risas.

    El castigo al colegiado fue tremendo. Las consecuencias del error de Rabadán no se hicieron esperar. «Tenía partido a la semana siguiente en Burgos y me lo quitaron, claro», recuerda. Recibió una sanción mayúscula. Además del posterior descenso a Tercera cuando estaba elegido para ascender a Primera, le cayeron 18 encuentros: seis por incumplir las reglas, seis por permitir los lanzamientos de penalti con público en el terreno de juego y seis por no redactar de forma fiel el acta del encuentro.

    Porque es cierto que hubo invasión en La Mina. «Durante la tanda, los aficionados estaban del mediocampo hacia la otra portería, no donde tirábamos nosotros. La gente saltó sin molestar, eso sí», recuerda Pozo. Pero ahí no podían estar.

    El Mallorca reaccionó al instante. Y, nada más acabar el partido, el delegado acudió al vestuario del árbitro para reclamar. «Vengo a impugnar el acta», le dijo a Rabadán, según publicó MARCA al día siguiente. «Recuerdo el revuelo del final del encuentro. Además, en esa época los vestuarios del campo del Carabanchel estaban todos muy juntos, los de los jugadores y los de los árbitros eran casi puertas contiguas. Y una vez que ya me había duchado me acuerdo del delegado y los directivos del Mallorca en la puerta del vestuario del colegiado, supongo que protestando, claro, para que el acta recogiera lo que había ocurrido», explica Carlos Álvarez.

    Un error que quizá Rabadán pudo evitar. «Los jueces de línea tampoco le avisaron», recuerda Fernando Iglesias, actual vicepresidente de la Federación Gallega de Fútbol. Y sabe de lo que habla porque él mismo, tiempo después de aquello de lo de Carabanchel, fue su asistente en Tercera división.

    Fernando y su familia están muy unidos desde siempre a Rabadán. «Mi padre, que fue delegado de árbitros en Vigo, era el que lo llevaba en coche a casi todos los partidos, pero al de La Mina, ya no recuerdo cuál fue el motivo, no pudo ir. Y siempre me decía: ‘Si yo estoy en Carabanchel, eso no le pasa, porque le hubiera advertido'», asegura.

    Pero ocurrió. Y Rabadán, un hombre de ley, aceptó desde el primer momento su error. «Señor presidente, no se preocupe, la vida es así y yo cometí un fallo. Nada más. El que la hace, la paga. Y yo soy legal y voy a pagar», le respondió aquel 30 de enero de 1975 al mandamás de los colegiados para poner fin a aquella conversación.

    Cumplió con su sanción. Pero jamás abandonó su pasión: el arbitraje.

    «Todos nos equivocamos y el que diga que no, miente. Yo ya le dije 20 veces a usted que fue una pena. Le digo de corazón que la conciencia mía está más tranquila que la de cualquiera. Me confundí poco, pero esa tanda de penaltis…», continúa Rabadán.

    «Que Dios le dé salud y suerte», se despide. Lo mismo digo, amigo.

    Y Carlos, usted tranquilo, que todo el mundo se ekivoca. ¿Lo ve?

    Latest Posts

    Con Bale se marcha una era en el Madrid

    Real Madrid Su llegada en 2013 cerró el círculo de un tridente de 442 goles y cuatro Champions Bale fue el punto de partida...

    La cantera llena la hucha

    La cantera del Madrid sigue dando al club unos beneficios que han permitido salvar el verano financiero del club. Con las ventas de Reguilón...

    El fútbol español sigue al mando en Europa

    Por Un mes y un día después de la final de la Champions que puso el punto y final a la temporada 2019-20 se...

    Pochettino: «No me ofrecieron entrenar al Barça»

    Fútbol Internacional El entrenador argentino asegura no sentir agobio por no entrenar Mauricio Pochettino fue protagonista de El Partidazo de la Cope y Radio MARCA...

    Don't Miss

    Un triple impulso para empezar ganando y poner fin a dos rachas muy negativas

    Betis Ocho años sin victorias en la primera jornada de Liga en Primera Los jugadores del Betis celebrando el gol de Tello Real Betis Balompié...

    El bonito gesto de la plantilla del Betis con los lesionados Camarasa y Dani Martín

    Alavés - Betis Camiseta especial enviándoles ánimos Los jugadores del Betis, con la camiseta de apoyo Real Betis Balompié Las dos peores noticias para el...

    Alineaciones probables para la jornada 2 de LaLiga

    LaLiga Fantasy Marca Partidazo el domingo en Anoeta (21 h.) 0 comentariosComentar Puntos Fantasy de la jornada 1 de LaLiga Descubre los tres modos de...

    El Real Madrid presenta las obras internas de su estadio

    Real Madrid El equipo blanco ha mostrado en sus redes sociales el nuevo terreno de juego del equipo El Real Madrid presenta las obras internas...

    Reinier hace de relaciones públicas con Haaland… para el Flamengo

    Bundesliga El cedido por el Real Madrid y el noruego, vinculado con el club blanco, mantienen buena relación Ambos jugadores comparten la foto juntos en...

    Stay in touch

    To be updated with all the latest news, offers and special announcements.